El divorcio es un proceso judicial complicado ya que se mezclan los sentimientos con los intereses económicos, pero lo es aún más cuando hay hijos menores en el momento de la ruptura del matrimonio o pareja. El tema de la custodia de los hijos es muy delicado y afecta tanto a los menores como a sus progenitores.

Decidir a qué progenitor se le otorga la custodia o si ésta será compartida será decisión de un Juez, pero una vez dictada la sentencia puede suceder que uno de los dos progenitores, o ambos, no estén de acuerdo con la misma.

La disputa entre los padres es muy común en estos casos. Suele ser habitual que uno de los progenitores desee tener en exclusiva la guarda y custodia de los niños y que su cónyuge únicamente disfrute de un régimen de visitas, por lo que todo su esfuerzo recaerá en acreditar ante su señoría que el menor o los menores se encuentran en mejor situación y mejor cuidados cuando permanecen bajo su custodia que cuando residen con su ex-pareja.

En estos casos, el motivo más común por el que uno de los progenitores contrata a un detective privado es para verificar y evidenciar gráficamente que el otro cónyuge no es una persona responsable y no se encuentra capacitada para hacerse cargo de los hijos.

En las investigaciones relacionadas con custodia de menores tras una separación es muy importante aportar pruebas sólidas que demuestren la idoneidad de la permanencia de los pequeños con uno de los cónyuges, en este caso nuestro cliente. La manera de trabajar será inversa, es decir, intentaremos evidenciar y constatar que el otro cónyuge no se encuentra capacitado ni su vida o su entorno reúnen la condiciones necesarias para hacerse cargo de los hijos de la pareja.

El trabajo de los detectives será aportar pruebas válidas judicialmente, es decir, que se ajusten a la legalidad y que no vulneren la intimidad del investigado, a partir  de las cuales, el juez se decante a asignar la custodia a nuestro cliente en detrimento del otro progenitor.

Los agentes especializados de Géminis Detectives efectuarán una investigación a través de una observación y seguimiento legal, emitiendo finalmente un informe que el letrado de nuestra parte aportará en la causa de la separación o en la vista de modificación de medidas.

Causas para retirar la custodia del menor al progenitor

Las causas más comunes por las que un juez retira la custodia de un menor al progenitor que la ostenta o se inclina en otorgársela al otro son las siguientes:

  • Situación de peligro para el menor
  • Desatención o abandono del menor
  • Consumo de drogas o alcohol por parte del progenitor
  • Indicios de maltrato o trato inadecuado al menor
  • Situación económica desfavorable para el menor
  • Trastorno mental del progenitor

Cualquiera que sea la causa, es imprescindible la contratación de un detective privado para verificar y evidenciar que los menores no están recibiendo la atención y cuidados oportunos; así como para que la prueba que éste aporta sea válida ante los Tribunales de Justicia.

Los detectives privados aportarán pruebas testificales y gráficas, contribuyendo a la causa un informe compuesto por un relato cronológico de todo lo acontecido durante la investigación y las conclusiones finales, informe al cual se adjunta la prueba audiovisual que consta de un dossier digitofotográfico y una videofilmación.

Dado que el informe o prueba va a ser utilizado en un procedimiento judicial es conveniente que éste provenga de una agencia conocida por la Administración de Justicia, seria y consolidada en el sector. Para ello puedes contar con nuestra agencia Géminis Detectives, formada por un equipo de investigadores con gran experiencia, antigüedad en la profesión y con licencias expedidas por el Ministerio del Interior y la Dirección General de la Policía y la Guardia Civil.

Si sospechas que tus hijos pueden estar corriendo algún tipo de riesgo y crees que podrían estar mejor contigo, no lo dudes, ¡en Géminis Detectives te ayudamos!