detective Robo de empleadosSi un empleado nos está robando, los detectives privados son de gran ayuda para reunir pruebas y evidencias.

 

Ante la sospecha de que un empleado nos roba lo más recomendable es afrontar el problema lo antes posible. Esta situación es siempre desagradable, ocasiona desconfianza ante el empleado y perjudica nuestro negocio.

 

También hay que tener en cuenta que la ley está de nuestra parte, el robo es un delito y debemos saber que la ley nos ampara para actuar, pero debemos actuar con cautela y reuniendo pruebas que demuestre que nuestro empleado nos roba.

 

Además será necesario saber si el robo ha sido una actuación puntual o se está produciendo de una forma constante. Es importante conocer la cuantía económica de la que estamos hablando, no es lo mismo que haya faltado 20 euros de la caja que nuestro empleado haya sustraído 6.000 euros en dinero, en suministros, en productos o en propiedad intelectual.

 

Siempre es necesario reunir las pruebas y evidencias que demuestren fehacientemente que es el empleado del que tenemos las sospechas es el que está cometiendo el delito. En algunos casos el daño como por ejemplo la propiedad intelectual la justicia actúa firmemente contra los que comenten el delito, como en el caso del Tribunal que condenó a un ingeniero a 3 años de prisión y pagar una indemnización de 6.000 euros a la empresa Alten.

 

Si el empresario quiere despedirle y no tiene pruebas, el empleado puede demandar a la empresa por despido improcedente. Para evitarlo, lo mejor es contratar a un detective privado, ya que es un profesional especializado en realizar investigaciones y podrá confirmar las sospechas a través de documentos financieros, videos donde se refleje la fecha y hora exacta del incidente, vigilancia y seguimiento de su actividad.

 

En España el comercio minorista pierde al año 2.500 euros por pequeños robos, el hurto interno supone entre el 27% y el 23,5% de las pérdidas. Los detectives privados evitan que el empresario pase un largo periodo de tiempo intentando fundamentar sus sospechas, los profesionales saben como detectar en poco tiempo al empleado que está cometiendo los hurtos.

 

Una vez que se tenga el informe de la agencia de detectives privados se puede realizar la denuncia, ésta es además una prueba documentada para poder despedir al empleado.

 

La denuncia policial acompañada del informe del detective privado es una prueba que te respalda para poder recuperar tu dinero y despedir al trabajador. En el momento del despido hazlo siempre acompañado de una tercera persona que pueda ejercer de testigo en un juicio. Acompáñale a su puesto para que recoja sus objetos personales y puedas cerciorarte de que no destruye documentación o pruebas. Cambia las contraseñas de ordenadores y aparatos tecnológicos, así como los códigos de seguridad de acceso al local o edificio para evitar más problemas o robos.

Hay que tener en cuenta que para que sea un despido procedente debe de comunicarse por escrito

 

Lo que más le interesa a la empresa es recuperar el dinero sustraído, de modo que siempre habrá que actuar con inteligencia. Intentar hablar con el trabajador de una forma conciliadora antes de poner la denuncia, es una medida que da la opción de recuperar el dinero sin meterse en procesos judiciales. Generalmente mostrar las pruebas del delito reunidas por el detective privado hace que aquellos que comenten el delito devuelvan lo robado sin necesidad de llegar a juicio.