La infidelidades en verano se disparan, numerosos estudios desvelan que en vacaciones estamos más dispuestos a ser infieles y tener una aventura de verano. Las causas suelen provenir de la monotonía de la vida diaria, de querer romper con las normas y poner un punto de acción que no se consigue con la pareja.

La falta de sexo en la pareja es una de las causas fundamentales para que se quiera tener una aventura, las rutina y la falta de comunicación hacen mella en las relaciones, es importante prestar atención a tu relación y dedicarle tiempo para no caer en la desidia.

En verano las parejas pasan de estar inmersas en unos horarios imposibles, viéndose poco tiempo y además cansados a estar en vacaciones las 24 horas del día juntos, lo que hace que se disparen las discusiones y los problemas de la convivencia. De esa forma, las infidelidades son una válvula de escape, las infidelidades en verano dan esa nota de aventura en la pareja en la que el verano se le presenta frustrante por la incapacidad de gestionar su vida en pareja.

Para evitar las infidelidades en verano es importante prestar atención a tú pareja, romper la monotonía, buscar cosas que os permita relajaros y divertiros, evitar las discusiones e intentar mantener la relación viva.

Marcos Cayuela, investigador privado, nos comenta como en verano se dispara la demanda de detectives privados para infidelidades. “Sí, generalmente la convivencia de 24 horas supera a las parejas que por algún motivo su relación no está al cien por cien, acuden a nosotros con la sospecha de infidelidad y generalmente lo confirmamos en 24 o 48 horas, en vacaciones todo es así de rápido, el infiel se relaja no borrando pistas y descuidando su secreto. Si tienes sospechas de que tu pareja es infiel un agencia de detective te dará una respuesta rápida a tus inquietudes”.