acusación falsa detectivesCómo actúan los detectives privados ante una acusación falsa.

Varios menores de un Instituto de Málaga fueron víctimas de una acusación falsa por parte de una compañera de clase de acoso, violación y vejaciones.

La chica acudió a la policía poco antes de Semana Santa para denunciar por acoso escolar, agresiones físicas y abuso sexual a varios compañeros de clase. Los chicos de 17 años son citados en Comisaría por la denuncia, procediendo a su detención hasta prestar declaración ante el juez de instrucción. Ninguno de ellos acepta las acusaciones, asegurando que era una acusación falsa,  a pesar de ello se activa el procedimiento de acoso escolar, imponiéndoles un alejamiento de 200 metros y prohibición absoluta de comunicación con la presunta víctima, hecho que impide a los chicos acudir al instituto para no coincidir con ella.

Dos semanas después la chica amplía la denuncia, esta vez añadiendo una nueva acusación falsa de violación. Los padres de los chicos convencidos de la inocencia de sus hijos, comienzan a trabajar en su defensa, para desmontar acusación falsa de la compañera. Las investigaciones se inician intentando probar que uno de ellos estaba en el comedor del colegio cuando presuntamente se cometieron los abusos sexuales, de forma que era imposible que estuviera en los jardines del colegio dónde la chica aseguraba que la habían violado. Otro dato que se siguió en la investigación fueron las fotos aportadas de los hematomas, un informático obtuvo las mismas imágenes de internet, probando que dichos hematomas no eran de la chica. Así mismo la geolocalización de los móviles permitieron situar a los acusados en otros escenarios distintos a los que se había producido la supuesta violación. Todas las pruebas iban cerrando el círculo de que la denuncia de la chica estaba basada en una acusación falsa sobre los compañeros.

El juez ante las pruebas de la investigación y el testimonio poco creíble de la chica, que nunca quiso declarar ante el fiscal, dictaminó como totalmente falsa la acusación vertida sobre los chavales, levantando todas las medidas impuestas a los chicos.

La acusación falsa realizada por la chica pueden tener graves consecuencias penales para ella.

Este es un caso en el que se muestra como una acusación falsa se pueden desmontar con investigaciones certeras que aporten pruebas. Los detectives privados expertos en seguimientos e investigaciones privadas saben como hilar los hechos y buscar indicios probatorios para desmontar una acusación falsa

Hoy an día, desgraciadamente hay denuncias falsas, afirma el director de la Agencia de Detectives Géminis, en las que investigamos cualquier resquicio que permita demostrar que las acusaciones son falsas. La violencia de género, el acoso escolar, agresiones y robos, son los casos que más atendemos. Pero siempre decimos a nuestros clientes que es importante acudir a profesionales como los detectives privados lo antes posible, para que no se pierdan las pruebas que nos interesan. Nuestros testimonios se ratifican en los tribunales, por lo que los jueces valoran las pruebas aportadas por los detectives privados como válidas.

Si te encuentras tú o un familiar en un caso similar, nosotros te podemos ayudar a realizar la investigación de una forma profesional y con validez jurídica.

Agencia Géminis Detectives

 

 

Fuente: hoy.es
Fotografía: www.freepik.es