Detectives Privados en Madrid – Acoso Escolar


detective privado acoso menores
El Acoso Escolar o Bullying es cualquier forma de maltrato psicológico, verbal o físico, producido entre escolares de forma reiterada a lo largo de un tiempo determinado, tanto en el aula como fuera de las instalaciones del centro educativo.

Es una especie de tortura, metódica y sistemática, en la que el acosador sume al acosado con la indiferencia o complicidad de otros compañeros, un tipo de violencia encaminada a intimidar a la víctima con abuso de poder, pudiendo generar graves secuelas psicológicas que pueden acarrear al acosado pensamientos de suicidio e incluso su materialización.

En la práctica, el objetivo del acoso escolar es intimidar, apocar, reducir, someter, amedrentar y consumir, emocionalmente e intelectualmente, a la víctima, con vistas a obtener algún resultado favorable por quienes acosan, o bien, satisfacer una necesidad imperiosa de dominar, someter o agredir.

Por todo esto, lo mejor es descubrirlo cuanto antes para poder actuar. Saber si su hijo está sometido a acoso escolar es fundamental para ayudarle, proporcionar las pruebas al colegio para que pongan en marcha el protocolo de actuación es fundamental.

 

chica acosada escolarniño acoso escolar

 

Modalidades de acoso escolar:

• Bloqueo Social
• Hostigamiento
• Manipulación
• Coacciones
• Exclusión Social
• Intimidación
• Agresiones
• Amenazas

En todas estas formas de acoso escolar, la comunicación y la relación del acosado con su familia se resiente de forma notoria, ya que el menor generalmente se aísla y distancia del ámbito familiar y calla por temor a ser juzgado como débil o chivato, generándose en él una situación de irritabilidad y constantes cambios de humor.
La víctima suele manifestar sentimientos de culpabilidad por la situación que sufre, intentando evitar nuevas agresiones no asistiendo a clase, regresando antes a casa, evitando a toda costa cualquier tipo de actividad extraescolar, etc.

 

5 razones del acoso escolar:

a) Razones que da el propio agresor: gastar una broma a la víctima, defenderse ya que se siente provocado, siente deseos incontrolables de molestar a otros, porque él también es agredido por otros, etc.

b) Según las características de la víctima: por poseer rasgos diferentes (llevar gafas, tener sobrepeso, tartamudear), por ser más débiles, por poseer una cualidad que le hace superior a ojos de su agresor (sacar mejores notas, ser mejor en algún deporte…), etc.

c) Razones Familiares: carencias afectivas en la educación del agresor, alta permisividad de los padres del agresor respecto al  acceso a la violencia, etc.

d) Razones Escolares: condiciones socio-económicas del centro escolar, masificación de los centros de enseñanza, falta de  preparación del profesorado, etc.

e) Razones de tipo Psicológico: baja autoestima del agresor, personalidad arrogante, intolerante y fracasada, etc.
Desde Géminis Detectives Privados le aconsejamos que si usted sospecha que su hijo pueda estar sufriendo algún tipo de acoso  escolar, acuda a los profesionales, desde profesores y tutores del colegio, hasta psicólogos, médicos, asistentes sociales…

En determinadas ocasiones, ya sea porque el menor oculta la situación de acoso que vive, calla y no colabora, o bien, porque el centro escolar no toma medidas, es necesario recabar pruebas fehacientes que demuestren sin lugar a dudas que se está cometiendo este abuso.

 

stop acoso escolar

 

Los detectives privados de ‘Géminis Detectives’, totalmente habilitados para realizar este tipo de servicios, someterán a un seguimiento y vigilancia, tanto al menor como a su entorno más cercano, siempre respetando la legalidad y actuando con la máxima discreción, delicadeza y sensibilidad que requieren este tipo de investigaciones, consiguiendo pruebas gráficas, con registros de audio y vídeo, de la situación de acoso a la que está sometida la víctima así como de los causantes o culpables de la citada situación, generando a continuación un informe con el que los padres o tutores podrán acudir al centro escolar para forzar una intervención de éste, una modificación de su actuación o, en última instancia, acudir a las Fuerza y Cuerpos de Seguridad del Estado, concretamente al GRUME (Grupo de Menores de la Policía Judicial).